AÑO JUBILAR DE LA MISERICORDIA

Convocatoria

Logo y Lema

Bula

Oración e Himno

¿Como Vivirlo?

Documentos

Doc. Eucaristías

Prog. Parroquial

Estamos convencidos de que el tema de la Misericordia con el que el Papa ha querido introducir a la Iglesia en el camino jubilar podrá ser un momento de verdadera gracia para todos los cristianos y un renacimiento para proseguir en el camino de la nueva evangelización y de la conversión pastoral que el Papa Francisco nos ha indicado». Son palabras del Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

 

Empieza con la solemnidad de la Inmaculada Concepción, con la apertura  de la Puerta Santa en la Basílica de San Pedro, y se clausura con la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo.  Desde el 8 de diciembre de 2015, hasta el 20 de noviembre de 2016,  se desarrollará un calendario de celebraciones con varios eventos.

 

En la presentación, que tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Mons.  Salvatore Fisichella, afirmó textualmente que «es bueno insistir desde ahora -

para evitar malentendidos - que el Jubileo de la Misericordia no es y no quiere ser el Gran Jubileo del Año 2000»,  y que «cualquier comparación al respecto carece de sentido porque cada Año santo tiene sus propias peculiaridades y finalidades».

 

Entre las peculiaridades del Jubileo extraordinario de la Misericordia, el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la nueva Evangelización señaló que el Papa Francisco «desea que este Jubileo sea vivido tanto en Roma como en las Iglesias locales; hecho que implica una atención especial a la vida de las Iglesias particulares y a sus exigencias, de manera que las iniciativas propuestas desean complementar y no sobreponerse a los calendarios locales».

 

Además, por primera vez en la historia de los Jubileos se ofrece la posibilidad de abrir la Puerta Santa – Puerta de la Misericordia - también en cada una de las diócesis, especialmente en la Catedral o en otra iglesia significativa, o en un Santuario que revista una especial importancia para los fieles».

 

Entre «las otras características que lo hacen único», el prelado destacó que «la evocación misma de la misericordia rompe ya los esquemas tradicionales». Y que es un Jubileo temático, afianzado en «el contenido central de la fe» y con el anhelo de «recordarle a la Iglesia la misión prioritaria que tiene. Y es la de ser signo y testimonio de la misericordia en todos los aspectos de su vida pastoral».

 

Tras recordar la llamada hecha por el Papa Francesco al judaísmo y al Islam «a descubrir en el tema de la misericordia la vía del diálogo y de la superación de las dificultades», Mons. Fisichella destacó otro aspecto original, el de los «Misioneros de la Misericordia». El Papa Francisco les dará el mandato el Miércoles de Ceniza durante la celebración en San Pedro.

 

Entre algunos signos simbólicos que realizará el Papa Francisco dirigiéndose a algunas “periferias” existenciales -  para testimoniar personalmente la cercanía y la atención a los pobres, a los que sufren, a los marginados y a cuantos tienen necesidad de ternura  - Mons. Fisichella explicó que pedirán a «los obispos y a los sacerdotes que realicen,  en sus propias diócesis el mismo signo, en comunión con el Papa, para que a todos pueda llegar una muestra concreta de la misericordia y del cuidado de la Iglesia». El prelado dijo que «como signo concreto de la caridad del Papa, que perdurará como memoria de este Jubileo, y para expresar la Misericordia con una ayuda concreta y efectiva, se efectuará un gesto especial hacia alguna realidad necesitada en el mundo».

 

Mons. Fisichella anunció asimismo que el sitio web oficial del Jubileo: www.iubilaeummisericordiae.va, accesible también a través de la dirección www.im.va. Estará disponible en siete idiomas: italiano, inglés, español, portugués, francés, alemán y polaco. Allí se podrá encontrar la información oficial sobre el calendario de los principales eventos públicos, las indicaciones para participar en los eventos con el Santo Padre y toda comunicación oficial relativa al Jubileo. Mediante este instrumento, las Diócesis podrán recibir información y sugerencias pastorales, inscribirse para dar a conocer su intención de peregrinar y compartir las iniciativas diocesanas. El sitio web está enlazado con diversas redes sociales - Facebook, Twitter, Instagram, Google Plus e Flickr - para facilitar el conocimiento inmediato de las iniciativas del Santo Padre y poder seguir en  tiempo real los eventos más importantes. Y se está estudiando también la posibilidad de una aplicación (app) para integrar mejor la información.

 

Logo del año Jubilar de la Misericordia

 

El logo y el lema del Año Jubilar son una buena síntesis de lo que será este año de la Misericordia. Con el lema ‘Misericordiosos como el Padre’ se propone vivir la misericordia siguiendo  el ejemplo del Padre, que pide no juzgar y no condenar, sino perdonar y amar sin medida.  El  logo  –obra  del  jesuita  Marko I. Rupnik–  se  presenta  como  un  pequeño compendio teológico de la misericordia. Muestra, en efecto, al Hijo que carga sobre sus hombros  al  hombre  extraviado,  recuperando así una  imagen  muy  apreciada  en  la  Iglesia  antigua,  porque  indicaba el amor de Cristo que lleva a término el misterio de su encarnación con la redención.

En el  dibujo se destaca el Buen Pastor que toca en profundidad la carne del hombre, y lo hace con un amor capaz de cambiarle la vida. El Buen Pastor con extrema misericordia carga sobre sí la humanidad, pero sus  ojos se confunden con los del hombre. La escena se coloca dentro la mandorla que es también una figura  importante en la iconografía  antigua y medieval por cuanto evoca la presencia de las dos naturalezas, divina y humana, en  Cristo. Los tres óvalos concéntricos, de color progresivamente más claro hacia el externo, sugieren  el movimiento de Cristo que saca al hombre fuera de la noche del pecado y de la muerte. Por otra  parte, la profundidad del color más oscuro sugiere también el carácter inescrutable del amor del  Padre que todo lo perdona.

 

 

 

Señor Jesucristo,

 

tú nos has enseñado a ser misericordiosos como el Padre del cielo,

y nos has dicho que quien te ve, lo ve también a Él.

Muéstranos tu rostro y obtendremos la salvación.

Tu mirada llena de amor liberó a Zaqueo y a Mateo de la esclavitud del dinero;

a la adúltera y a la Magdalena de buscar la felicidad solamente en una creatura;

hizo llorar a Pedro luego de la traición,

y aseguró el Paraíso al ladrón arrepentido.

Haz que cada uno de nosotros escuche como propia la palabra que dijiste a la samaritana:

¡Si conocieras el don de Dios!

Tú eres el rostro visible del Padre invisible,

del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con el perdón y la misericordia:

haz que, en el mundo, la Iglesia sea el rostro visible de Ti, su Señor, resucitado y glorioso.

Tú has querido que también tus ministros fueran revestidos de debilidad

 

 

para que sientan sincera compasión por los que se encuentran en la ignorancia o en el error:

haz que quien se acerque a uno de ellos se sienta esperado, amado y perdonado por Dios.

Manda tu Espíritu y conságranos a todos con su unción

para que el Jubileo de la Misericordia sea un año de gracia del Señor

y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres

proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos

y restituir la vista a los ciegos.

Te lo pedimos por intercesión de María, Madre de la Misericordia,

a ti que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.

 

Amén.

 

 

 

 

HIMNO

1. El Llamado a la Iglesia de contemplar el misterio de la misericordia: Como un don recibido gratuitamente que trae consigo la responsabilidad de anunciarlo.

 

2. Reconocer a Dios como un Padre que jamás se da por vencido hasta que no haya disuelto el pecado y superado el rechazo con la compasión y la misericordia: “Porque la misericordia se muestra como la fuerza que todo vence, que llena de amor el corazón y que consuela con el perdón”.

 

3. La Apertura de la Puerta Santa como símbolo de un nuevo compromiso para todos los cristianos de testimoniar con mayor entusiasmo y convicción la propia fe: La Iglesia quiere ser en el mundo signo vivo del amor del Padre.

 

4. Que la Iglesia y las parroquias sean oasis de misericordia: El Papa remarca como cada Iglesia particular estará directamente comprometida a vivir este Año Santo como un momento extraordinario de gracia y de renovación espiritual para acoger a todos con misericordia.

 

5. Ser misioneros de la misericordia: “Queremos vivir este Año Jubilar a la luz de la palabra del Señor: Misericordiosos como el Padre. El evangelista refiere la enseñanza de Jesús: « Sed misericordiosos, como el Padre vuestro es misericordioso»” (Lc 6,36)”.

 

6. Impulsar las peregrinaciones como estímulo para la conversión: “Esto será un signo del hecho que también la misericordia es una meta por alcanzar y que requiere compromiso y sacrificio”.

 

7. Redescubrir las obras de misericordia corporales y espirituales: “El amor, después de todo, nunca podrá ser una palabra abstracta. Por su misma naturaleza es vida concreta: intenciones, actitudes, comportamientos que se verifican en el vivir cotidiano. La misericordia de Dios es su responsabilidad por nosotros. Él se siente responsable, es decir, desea nuestro bien y quiere vernos felices, colmados de alegría y serenos. Es sobre esta misma amplitud de onda que se debe orientar el amor misericordioso de los cristianos. Como ama el Padre, así aman los hijos. Como Él es misericordioso, así estamos nosotros llamados a ser misericordiosos los unos con los otros”.

 

8. Vivir la cuaresma con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios: En la meditación y la escucha atenta de la Palabra de Dios.

 

9. Fomentar la iniciativa de las “24 horas para el Señor” para que más personas se acerquen al sacramento de la Reconciliación: “Durante el Jubileo extraordinario de la Misericordia, el confesionario será la Puerta Santa del alma”.

 

10. Promover la indulgencia por la que Dios hace evidente este amor que es capaz de destruir el pecado de los hombres: Es necesario comprender que la reconciliación con Dios es posible por medio del misterio pascual y de la mediación de la Iglesia.

 

11. Tiempo oportuno para cambiar de vida. Tiempo para dejarse tocar el corazón: “¡Este es el tiempo oportuno para cambiar de vida! Este es el tiempo para dejarse tocar el corazón. Ante el mal cometido, incluso crímenes graves, es el momento de escuchar el llanto de todas las personas inocentes depredadas de los bienes, la dignidad, los afectos, la vida misma”.

 

12. Que nuestro pensamiento se dirija a María madre de la misericordia: Para que en la mirada de María podamos redescubrir la alegría de la ternura de Dios.

 

 

Francisco y la Misericordia

Rito de apertura de la Puerta Santa

El Adviento en el año de la Misericordia

Decreto Arzobispal  Arquidiócesis de Cali

No 631---11/2015

MENSAJE DEL SANTO PADRE

FRANCISCO

PARA LA CELEBRACIÓN DE LA

XLIX JORNADA MUNDIAL DE LA PAz

Miércoles de Ceniza

La celebración de la palabra de Dios con la imposición de la Santa Ceniza y las Homilías y Predicaciones para la Semana Santa, son los dos insumos que el departamento de Liturgia de la Conferencia Episcopal, gracias al aporte del padre Diego Uribe, de la Comisión Nacional de Liturgia, pone a disposición de todos los fieles.

Jubileo de la Misericordia 2016

Estas fechas corresponden y se aplican a cada uno de los grupos pertenecientes al Santuario Señor Jesús de la Divina Misericordia Cali, para el Acompañamiento de los peregrinos durante el año Jubilar de la Misericordia los días Domingos en el horario de 2:00 Pm a 4:00 Pm ya que este día el Santuario no se cierra.

Santuario Señor Jesús de  la Divina Misericordia   Cali - Colombia 2013 -2016

 Desarrollado Por MIBSOLUCIONES INFORMATICAS